miércoles, 25 de octubre de 2017

0

La peli de hoy (48): “El Guachimán (2011)”. Cuando los “guachis” estaban de moda

Continuando el ciclo de cine peruano que me estoy aventando en este par de semanas, pues llega esta película que no la vi en el cine pero que es de esas dudosas películas que pasan cada cierto par de meses por el cable; así que mi buen sencillo me ahorre y no se diga de mi tiempo evitándome la fatiga de buscarla por el internet. Comenzaré con una frase bastante atípica para ser una película del tipo, pero bien podría iniciar con “hubo una vez en donde los guachimanes (obvio toda definición y/o origen de la palabra) estaban de moda, les hicieron miniseries y un par de películas (aparte de esta hay una llamada "Lima 13")…”. Así pues, estamos ante el cine más chicha, con un contenido directo al espectador (lleno de lisuras), la anécdota es todo en el argumento (el protagonista queriendo tener sexo con la chica, un guachimán formado en una academia ¿? donde el jefe los basurea, el policía “hincha pelotas”) y la premisa – basada en hechos reales (solo que con un guachi negro, recordaran) – te lleva a conocer un personaje principal que desde el solo nombre y apellido ya debe dar risa (Alejandrino Ccanta Huarango) y ser simbólico a su forma de ser (su segundo nombre es Falopio).

La película vincula un peruano que se encuentra en medio del colectivo popular representado a medias ya que por una parte no tiene el rasgo despectivo u estereotipado, pero fisonómicamente funciona para que el espectador (promedio) se sienta identificado – a esto hay que sumarle que el actor está hecho para el papel -. Lamentablemente la complacencia del guion hace que en ese ser solo veamos una meta inicial a lo largo de toda la película (“quitarse las ganas”). Resulta cuasi ridículo como el guion de la película convierte la experiencia (el robo de dinero) en una hazaña llena de escenas sexosas y vinculadas más a una sexy comedia (sin llegar a serlo). El detalle está en que el personaje, rechazado dos veces por la novia a pesar de que en la segunda llega “cargado”, se da cuenta que después de la ropa y el carro lo inmediatamente después que puede comprar es el sexo. Va a una cabina, al parecer nunca ha buscado porno y pide ayuda, y una vez escogida la prostituta, va a su encuentro. Vemos dos ejemplos de prostitutas en todo el segundo acto de la película: El primero, una mujer peruana voluptuosa y trigueña encarnado en la mediática Shirley Arica. El segundo, es la VIP, flaca y blanca interpretado por Anahí de Cárdenas. Ya sea por obligación del guion o por la “facilidades” de Shirley Arica, la escena principal – a ritmo de “No juegues con el diablo” de Bareto – es totalmente ridícula, hecha y pensada para el fanservice y goce de la platea. Es el reclamo de la película y por la que valió la pena para algunos (de los cuales me incluyo). Fijémonos que la complacencia de esta prostituta es total y a cambio de un monto extra a manera de “servicio completo”.
La prosti "VIP" (Anahi de Cardenas) poniendo al limite al "guachi"


A diferencia, con la VIP, el asunto  no deja de estar en el mismo tono cómico (“No me mires… solo has…”, “Nada de besos…”) pero de una manera logra graficar la intención primaria de la película de recrear la situación de que incluso con dinero el guachimán de la historia no deja de ser ese sujeto perdedor que es capaz de pagar el doble de lo convenido solo por un momento de placer. En cuanto “al acto” con la VIP nos encontramos en la otra orilla. Anahí de Cárdenas es actriz de profesión así que, imagino yo, era más difícil convencerla de que enseñe carne. Y por más que el guion haga del personaje una persona con bastante pudor para ser una prostituta (ni bien se desviste se tapa con las sabanas) es más que obvio que los planos de espalda esta hecho por una doble. Eso sí, el momento de ira sexosa no tiene precio.

Otro (sub)plano que se puede rebuscar en la cinta es la intención de poner al nuevo rico en dos aspectos: la ridiculización y la admiración – tenemos una secuencia donde el público opina a manera de reportaje televisivo-. Así pues, el guachimán es víctima de sus propios deseos (carnales) y la VIP lo termina pepeando y robando - no antes teniendo una cita y haciéndole creer que puede estar con él gratis -. Lo último, y la acentuación de que esto es totalmente sui generis, es que con el último “sencillo” el guachimán lo gasta en una última prostituta (interpretado por otro rostro mediático de la farándula lorcha y presta al fanservice) antes de ser encontrado y arrestado. Y es que si, durante todo el metraje aparte de las (des)venturas sexosas del protagonista seguimos a un par de policías que persiguen al guachimán choro.

Pero la película no quiere quedarse en el conformismo argumental sino que encuentra una manera para rematar el chiste y ensalzar de alguna manera la figura de su protagonista dándole un tono pícaro acriollándola en la viveza del peruano. Cuando vemos al “wachi” siendo golpeado a mansalva, el protagonista, que hasta ese entonces era ridiculizado, ridiculiza a los otros personajes, les engaña, les hace pelear entre ellos, y rompiendo la cuarta pared, nos guiña el ojo. Es cuando todos debemos gritar: ¡”Guachi” pendejo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).

Powered by Jasper Roberts - Blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...