domingo, 20 de noviembre de 2016

0

SCREAM QUEENS (Segunda temporada): Todos quieren ser Chanel

La virtud de la primera temporada fue que las Chanels eran funcionales desde la óptica de la fraternidad americana. Era un poco Glee y a su vez quería ser la versión parodia de Coven. En medio el “slasher” y el género de terror. En ese (sin) sentido la obsesión de ser una Kapa Kapa Tau como critica al status de ser parte de una fraternidad era hasta cierto punto justificable; ahora, en esta nueva temporada, nos encontramos a las Chanels metidas con calzador, como si su sola presencia cubriera lo necesaria para creernos todo el berenjenal que se está armando. Si bien es innegable que quien sostiene la historia es el personaje de Emma Roberts, el hueco argumental y esa “antología” forzosa, y casi injustificada de la continuación, nos ha llevado a que todo la parodia comienza a caer en un exceso tras otro, cuyo culmine siempre será una muerte más “desastrosa” que la anterior (Chad, todos lloramos tu perdida), y hechos tan estúpidos, incluso para tratarse de una parodia, como la criogenización de la oficial negra Denise, o tener a una lunática asesina como Hester suelta en plaza. En fin, mientras haya más Chanels que matar, el resto importa poco.   

La comedia aparece a cuenta gotas, como si el humor de la misma tuviera más que ver con lo ridículamente estúpidas que pueden llegar a ser las Chanels y esos intentos de hospital freak show que sirve de escenario para la masacre en esta segunda temporada. El asesino serial en esta ocasión será un “infame verde”, salido de un pantano, que ira destripando a cuenta victima descerebrada se cruce en su camino, mismo que ira dejando liquido viscoso a su paso, porque… así funciona la serie. Todo, otra vez, por un hecho ocurrido hace veinte años en ese mismo hospital. Deberíamos suponer que la serie siempre tiene ese punto meta referencial del genero del terror, por eso es que tenemos, sospechosamente, a un doctor con una mano con voluntad propia y a otro cuya temperatura es más fría de lo normal; aun así, lo más singular de esta temporada es como le cuesta salirse del molde de la fraternidad y como es arrastrada, como salvoconducto de guion, a que sus miembros femeninos, y ahora último, versiones gay de Chanel Oberlin, se conviertan en carne de cañón del serial killer, y de paso rellenen los capítulos. Como conclusión final a la que la propia Chanel Oberlin llega cuando se da cuenta que su vida solo se justifica siendo popular.

Lo más gracioso es que justificándose de que es una vil parodia, las victimas futuras son conscientes de todo. Mientras que los demás personajes tendrán que encontrar su propio lugar dentro de la serie como es el caso de Zayda, que asume el co-protagonismo, buscando pistas para encontrar al responsable quien se esconde tras el disfraz. Por el momento, las pistas se irán tomando a paso lento, ya que la serie solo cuelga de ese hilo para sostener toda la temporada, que junto a las bromas crueles de la líder y el bullying contra Chanel n° 5 siguen siendo lo más recursivo. No hay mejor forma de justificar la presencia de Taylor Loutner y John Stamos en la serie como la cuota masculina ante tanto estrógeno rosa. De ahí un par de escenas homoeroticas con Chad, mientras lo más gracioso pudo ser esa forma de disputarse el “coño” de Chanel. Jamie Lee Curtis, actúa lo justo y necesario. Hay una ironía propia en el último episodio que nos dice que a veces la mala publicidad resulta siendo la mejor publicidad. Por lo demás, la serie sigue cubierta de la misma aura pop de la primera temporada, da vergüenza ajena lo fácil que pueden jugar con las vidas, junto con esos diálogos muy de parodias americanas, siendo lo único en lo que no ha cambiado esa escenografía de cartón tan cutre que se carga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).

Powered by Jasper Roberts - Blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...