jueves, 7 de junio de 2018

0

ANATOMIA DE GREY (Decimocuarta temporada): Los médicos, sus tumores y sus bodas


Después de trece años, catorce temporadas y una infinidad de sucesos entre afortunados y desafortunados por igual, la vida de la protagonista como actriz , Ellem Pompeo, no podía estar  mejor a la par de su personaje de Meredith Grey, de la cual la serie lleva su apellido y, supuestamente, no tendría lógica una Anatomía sin Grey, pues ha visto su reconocimiento esta temporada con una subida de sueldo considerable - lo que la convierte en una de las actrices de televisión mejor pagadas-; el hecho de que la hayan hecho productora asociada y productora ejecutiva en la última serie evento de la factoría Shondaland. Es obvio que al ser una serie sobrevienta y que si bien no ha estado en cuidados intensivos siempre es cada vez más difícil a las networks americanas tener series de prestigio (lo que Anatomía ni en sus mejores tiempos fue) y con una vida prolongada por lo menos para la serializacion americana (lo que Anatomía hace rato logro) esta decimocuarta temporada a fluido a su manera manteniendo a su protagonista alejada de su última opción romántica y prefiriendo crear nuevos culebrones de por medio.


En este punto, los personajes de la serie no han hecho otra cosa que lo ya acostumbrado y es que las idas y venidas han sido casi un intento por lograr forzar relaciones como el caso de Maggy y Jackson, y dejar en la ambigüedad el estado amoroso de esa relación toxica que forma la tumorosa Amelia con el conflictuado Owen. El grado de consideración por parte del guion es especial ya que si bien Anatomía es un procedimental en la forma - en buena parte se podría decir que su temporada se sostiene por sus casos -, el fondo de ser una serie de médicos desesperados que buscan el amor siempre termina resultando obvio y cansino. El romance cuelga de las expectativas, mientras que estas mismas tienen una fuerte carga de novela que se enreda y ya no maneja esa tensión de las primeras temporadas porque las relaciones en Anatomía se arman como se rompen de temporada a temporada. Y la misma tensión que tampoco logra en lo que a los personajes les pasa (la falsa muerte de April se cae al minuto 2) y sirve más como referencia a los propios hitos de la serie (vistes muertos?).

A pesar de eso, la serie tiene el don de tener personajes que siempre deambulan al borde de la desesperación y capítulos que solo Anatomía podría tener. Sin faltarle el típico capitulo doble donde el hospital se pone de patas arriba. Incluso en este aspecto, por más que Shonda siempre ha sido vanguardista el caso del chantaje cibernético ya lo he visto en la segunda temporada de Chicago med. Al mismo tiempo, sus ínfulas de hacer un producto feminista se desvarían con ese último arco sobre escándalos sexuales y convenios bajo la mesa que juega más a lo anecdótico del propio contexto social americano con los casos de acoso sexual destapados en Hollywood y los escándalos de cierto presidente. No hay mucho más que apuntar sobre las motivaciones de los personajes, sobre las resucitaciones de la hermana de Owen, sobre el amor frustrado entre Mer y Riggs (aunque quede el recuerdo del sexo en el coche), la duda si los nuevos internos aportaran algo, o la nueva etapa en la vida de Owen como padre sustituto ¿o no tan sustituto?. El cerrar etapas en las backstorys de los personajes (Jo Wilson), así como esa crisis de fe que sufrió April y sus acostones espontáneos. La serie cierra con (la enésima) boda y por más que haya optado por la ridiculez y la cursilería, Anatomía ofrece entretenimiento donde solo en un capítulo de la serie podríamos descubrir un tumor mientras una doctora se masturba para descubrir el mapa del orgasmo. Solo pasa en Anatomía. Eso, y el sexo, por supuesto, hetero y homo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).

Powered by Jasper Roberts - Blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...