viernes, 5 de mayo de 2017

0

CHICAGO MED (Segunda temporada): No es Anatomía de Grey

Se habla mucho de la crisis de la televisión gringa de señal abierta. A pesar de eso el fenómeno de la temporada fue una serie como This is Us, que viene de una network, la NBC. Y que es un drama familiar típico de los que se hacían en los ochenta. Algo parecido ocurre con los procedimentales. Repetitivos, o no, todavía siguen funcionando, y las franquicias de CSI o su bastarda NCIS hablan por ellas. En el mismo canal gringo, NBC, existe una propia versión ambientada en la ciudad de Chicago producida por Dick Wolf. Bomberos, policías, y médicos se unen, por separado, pero en un mismo universo seriematografico, donde lo que más las diferencia son las profesiones, después funcionan igual. Por eso en el Chicago Med no vemos mayor avance de personajes. Ni comparación con una Anatomía de Grey. Aquí los residentes no se acuestan con sus internos. Es más un procedimental de capitulo auto conclusivo, que una comedia romántica de médicos. Pero tampoco es que falte el romance. Y no deja de ser una serie de médicos que habla de ellos. La serie también idealiza el concepto doctor. El hospital no deja de funcionar como un negocio. El Chicago Med se ve constantemente amenazado por la junta directiva. Es administrado por una mujer, negra por supuesto. Los doctores son guapos, y con menos carisma que una piedra. Las doctoras son más simpáticas, o mas intensas, para el caso. Como Chicago Med es un procedimental carga con el estigma de ser una serie más lineal, para estos tiempos, de inicio-nudo-desenlace. Drama, poco. Giros locos, ninguno. Cosas a favor es que de la primera a la segunda temporada se pulen mas. Estamos hablando de una serie donde vemos sangre, en ese sentido tenemos una escena donde uno de los doctores hace una intervención de emergencia en plena calle. No falta el lado sentimental de la serie, la mayoría de veces tocando a la doctora Manning y casos de niños. El tema de Reese y su búsqueda de vocaciónes insufrible. Nunca falta el paciente con problemas psicológicos. O que los doctores tengan sus propias enfermedades, o conflictos personales. Siendo el clímax de la serie el suicidio de un interno. Los de aquí también juzgan a sus pacientes. Y si hay una comparación con los doctores de Seattle es que mientras estos son carniceros, los del Chicago Med son mecánicos. Así que si ves una serie de la franquicia chicago es como si las vieras todas, tanto que los finales se sienten, y oyen, iguales.