domingo, 23 de abril de 2017

0

FEUD BETTE AND JOAN (Primera temporada): Duelo de divas (y de vaginas)

Así como hay varones (todo)poderosos que se enfrentan porque sí para ver quien la tiene más grande, así también, las mujeres aportan sus líos de faldas como un duelo de vaginas para ver quien la tiene más fértil, o para el caso, menos seca. Lo molestoso de ver una serie como FEUD BETTE AND JOAN, es descubrir los problemas tan superficiales de dos divas del cine más clásico hollywoodense. Los conflictos de una son tan “irritables” como la bancarrota económica que contrasta con esa mansión en la que vive, mientras que la otra, es una bipolar cuyo circulo afectivo se limita a la hija. Aparte lo que mas se esfuerza en expresar la serie es el ego junto con el status de venir de una época más dorada, esa coña (injusta) que suelta Joan a Marilyn (y sus pechos) en el inicio es con lo que la serie, durante sus ochos capítulos, trata de jugar, no solo para mostrar un retrato de la época, en donde los hombres tenían el control y en donde las mujeres  (actrices o no) dependían de ellos, sino también para (des)humanizar a dos figuras olvidadas que solo se sienten satisfechas superando a la otra. Pero llegan a ser  tan odiosas por momentos (Joan más que Bette), que la “humanización” les queda grande para ser una serie que cuelga de un único gancho, contradictoriamente, poco feminista: la vejez de la mujer. Que en una actriz, de la época, era doblemente malo.