martes, 21 de marzo de 2017

0

La peli de hoy (34): ''EL CONJURO 2''. Salgan de mi casa

Las segundas partes siempre son la misma película multiplicadas por dos. Por eso si en la primera parte de El Conjuro había diez cruces volteadas, en la segunda parte hay cien. Si en la primera tenemos una familia nuclear, aquí hay madre que se las ve con toda una prole. Si la casa estaba embrujada, en la continuación la cosa  no tenia fin y casi se les cae encima. Si los Warren era los esposos perfectos, aquí se pasan de cursis. Lo unico que no logra doblar esta segunda parte es ese susto de manos que se hizo tan propio de la primera parte. Despues es la misma pelicula, pero por dos. El Conjuro es una buena película de terror de estos tiempos, y un espectáculo efectista que no pierde ritmo salvo en el desenlace que el asunto pareciera ser mas largo de lo necesario. Si comparo con la primera parte, que me la vi después en el la tv, la continuación busca exteriorizar mas el mito de los Warren como personas dedicadas a lo paranormal. La diferencia es que en esta parte la figura de Vera Farmiga esta por encima de la de Patrick Wilson que aquí es un secundario mas. La película ahonda en esa lucha por la fe que la primea tenia muy por encima y que se logra expresar con el inicio para darle un sentido mas real a la película con una amenaza fantasmal. Pareciera que la película se satura a propósito con temas paranormales, de posesiones, y temas religiosos que deja como pequeños gags los percances de la propia familia que sufre el acoso del ente maligno. La ambientacion es otro factor extra que en esta segunda parte se aprovecha mejor. La metodología de la segunda parte es la misma que en la anterior. la pareja sera contactada para resolver un caso de presencias paranormales en una casa de Inglaterra. El director, James Wan, logra hacer que todos los componentes de su película alcancen cierta empatia con el espectador para que esas situaciones de posesiones o presencias malignas logren dar algo mas que simples sustos pasables. La niña posesa termina robándose el show. Y lo que mas gusta es ese doble juego tanto para los Warren como para el espectador. Lo malo es que el creer y  no creer se hace demasiado redundante (cuantas veces vuelven y regresan en coche?). Tanto que la película parece andar en circulo en mas de una ocasión y solo queda como una versión mas, efectiva eso si, del terror de estos tiempos. Donde dominan los fantasmas digitales y los falsos sustos. Al final lo que mas miedo da de las películas de El Conjuro es saber que estos casos eran, en teoría, verdaderos. Asi como se escuchan al final junto los créditos. Eso me acojona rico.