martes, 14 de marzo de 2017

0

THE VAMPIRE DIARIES SE08EP16 (final de serie): Aquella serie de Crepúsculo

[Spoilers con verbena]The Vampires Diaries estaba basada en otra saga de libros, pero de esa poco o nada tiene (compre un par de ellos) así que su máximo referente, en su momento, era la saga Crepúsculo. El triángulo amoroso y una protagonista que fuera el centro de todo venían muy a propósito de las películas de la saga. Entrar en comparaciones a estas alturas me parece absurdo, pero en su defensa la serie siempre procuro tener su propia personalidad y su propio misticismo. De la última temporada, la más corta de todas con dieciséis capítulos, comente su primera parte, así que el último tramo deja esa sensación agridulce de que si no era ahora no era nunca, y mejor que hayas terminado así que seguir perdiendo audiencia y seguidores. Como paréntesis el tramo final fue un desperdicio total, algo que la serie siempre cojeo fue del villano al uso, que moría más fácil de lo aparente, y donde los personajes tenían que "evitar" que no ocurriera la desgracia mayor. Era interesante ver como llevaron esa premisa del infierno y de las almas malas que pagan sus pecados, pero quedo igual que el otro lado o los mundos prisión como un salto de tiburón más donde los guionistas se agarraban para hacer resurrecciones mágicas. Era obvio que el juego del regreso de la protagonista fuera el mayor gancho publicitario, hasta el final la serie jodidademente trataba de mantener el misterio de su reaparición, y si hubo un protagonista fue el maldito ataúd omnipresente. Y al final se hablaba tanto del regreso de Elena Gilbert que en una jugada muy The Vampire Diaries la actriz, Nina Dobrev, regresa como la final boss Katherina que era tan puta que pudo engañar al propio diablo. Esos giros truños son sello de la serie, y habría que reconocerles los méritos de darle una importancia final a ese pueblo llamado Mistic Falls donde pasaba de todo. Siempre cayendo en el momento cursi innecesario entre dos personajes tan ramdon como el padre de Matt y la resucitada Vicki. El problema de The Vampire Diaries hasta la última escena fueron esos saltos de tiburón, es como para tirarse de la ventana esa forma en como terminan resolviendo la resurrección de Elena (es que al final pude romper el hechizo), mientras que las ultimas imágenes no pueden ser otra cosa que fanservice puro. Pobre Matt, que como personaje nunca dejo de ser el triste y pobre patético de siempre y termina con una banca de consuelo. Bonni era un personaje interesante, lástima que Enzo era insoportable y que manía la de no poder deshacerse de él. Caroline tiene un final para el olvido. Solo recordarla como la chica rubia que se acostó con el hermano mayor, engaño a Matt con Tyler, se convirtió en vampira, mientras flirteaba con Klaus termina enamorándose de Stefan, cuando se casan se queda viuda al siguiente capítulo (ojo que se habla de un spin off de ella). Y en serio ¿importo tener una escena de boda para ese final?. Las apariciones finales son otro tema aparte. Tantas muertes, y tan pocos personajes a rescatar. Quizás la aparición más importante fue la de Lexi siempre como la best friend a Stefan (Y otro salto de tiburón). Mas fanservice en la despedida homenaje de Stefan y Elena. Stefan seguirá siendo Stefan. Mientras que Elena regresa robando protagonismo, humana y feliz. Damon gana. La mayor diferencia con las películas es que la serie no termina con un “y viviremos felices hasta la eternidad”, sino con un aura final de paz y redencióny que la serie realmente iba de los dos hermanos Salvatore. Como todo final de serie los guionistas vieron oportuno cerrar el circulo. Así se despidió The Vampires Diaries esa serie de Crepúsculo que no lo era tanto. Bye Bye.