jueves, 2 de marzo de 2017

0

LEYENDO EL MANGA DE HITOMI NO CATOBLEPAS (por Yasuki Tanaka) - CRITICA. No paso del primer capitulo

Alguna vez les ha pasado que tienen un manga del cual solo han leído el primer capítulo, no pasan de ahí, lo tienen guardado durante años, y años, y cuando se dan cuenta que se está “empolvando” en el disco duro de la pc, te vuelves a leer el primer capítulo, y otra vez te da la misma flojera de leer el siguiente capitulo. Y eso que no estoy hablando de los más de seiscientos capítulos de Bleach, que me he puesto como meta leérmelo este año, sino de un manga cancelado de la shonnen jump que a las justas llego al par de tomos y, obviamente, es un shonnen al uso con tema de monstruos del folclore japonés como lo son los youma. El manga en cuestión es HItomi no Catobleplas, de un tal Yasuki Tanaka, si hay alguien que me diga si el señor paso del fracaso y tiene algo más conocido, o mejor, que sea más entretenido comentemelo. Lo malo de esta manga, y que lo veo ahora en la segunda vez que me leo el primer capítulo, es que la historia es tan lineal que el par de personajes centrales se conocen en medio de un ataque en el tren y no saben que son vecinos. Las primeras impresiones en contra, por encima del discreto dibujo, es que la historia es demasiado cuadrada. Para rematar estamos ante el enésimo intento de chica que roba protagonismo. El prota es el arquetípico héroe, que usa víscera en la cabeza sin ninguna razón aparente, salvo para ser más guay (tengo que terminar rápido porque a las seis comienza mi anime), mientras que su habilidad estará concentrada en el poder de su ojo izquierdo ¿o era el derecho? la verdad ni recuerdo, que le dará el poder de ver lo que los demás no vemos. Por supuesto mismo Sharigan el ojo sangrara. ¡Que original!. La historia con este manga fue en esos años de iniciación donde apenas conocía Naruto y comenzaba con Vampire Knight, la encontré en la revista Dragon, de la cual ahora encontraras afiches gigantes que se venden en los kioscos y no tiene nada que ver con el contenido de ese entonces. Cuando lo leí no me pareció mala, claro que no tenía la experiencia de hoy en día y no escribía este blog (no sabia lo que era el loli, no jugaba eroge games tampoco era adicto al hentai, ni me había traumatizado con  boku no piko, etc), y como ultima anécdota nunca pude encontrar el segundo tomo de este manga. Lo malo es que por alguna extraña razón no puedo darle suprimir al archivo. Total, que son unos cuantos megas en el disco, comparado a los 50 gigas de puro hentai que tengo.