domingo, 23 de abril de 2017

Pin It

Widgets

0

FEUD BETTE AND JOAN (Primera temporada): Duelo de divas (y de vaginas)

Así como hay varones (todo)poderosos que se enfrentan porque sí para ver quien la tiene más grande, así también, las mujeres aportan sus líos de faldas como un duelo de vaginas para ver quien la tiene más fértil, o para el caso, menos seca. Lo molestoso de ver una serie como FEUD BETTE AND JOAN, es descubrir los problemas tan superficiales de dos divas del cine más clásico hollywoodense. Los conflictos de una son tan “irritables” como la bancarrota económica que contrasta con esa mansión en la que vive, mientras que la otra, es una bipolar cuyo circulo afectivo se limita a la hija. Aparte lo que mas se esfuerza en expresar la serie es el ego junto con el status de venir de una época más dorada, esa coña (injusta) que suelta Joan a Marilyn (y sus pechos) en el inicio es con lo que la serie, durante sus ochos capítulos, trata de jugar, no solo para mostrar un retrato de la época, en donde los hombres tenían el control y en donde las mujeres  (actrices o no) dependían de ellos, sino también para (des)humanizar a dos figuras olvidadas que solo se sienten satisfechas superando a la otra. Pero llegan a ser  tan odiosas por momentos (Joan más que Bette), que la “humanización” les queda grande para ser una serie que cuelga de un único gancho, contradictoriamente, poco feminista: la vejez de la mujer. Que en una actriz, de la época, era doblemente malo.

Efectivamente, FEUD, es una serie que hasta cierto punto logra todos los objetivos. A pesar del piloto, que se siente más largo de lo necesario, los demás capítulos pasan de una manera entretenida. A pesar de eso, la serie tiene un defecto, y es que durante toda la temporada, no logra contar nada interesante, en el sentido de que lo que estamos viendo fácilmente lo podemos leer en alguna página de internet. Es cuando esos intentos de riñas (infantiles) de divas en el rodaje de ¿Qué paso con baby jean? no son suficientes, y se vuelven mas cómicos que trascendentales, sumado a que ya anteriormente venían con sus cuchos y donde la mayor putada es la pelea por el Oscar; después lo poco que cuentas, como la violación que sufrió Joan de parte de su padre, queda como algo al aire en un momento de confesiones (sentimentaloides) donde las dos divas trataron de limar asperezas mientras rodaban la película. Siendo una serie de corte feminista, lo más curios es que también es una serie de viejos en decadencia.

Por ejemplo vemos al director, interpretado por Alfred Molina, como otro hombre en un mundo de ellos, que a pesar de esto, esta tan agarrado por los huevos por el dueño del estudio como las propias divas. Lo mismo pasa con las otras lecturas que logra la serie como la forma de trabajo cuando el cine era una industria. La poca independencia de los directores (decirte que eras un artesano era llevarte al límite de la mediocridad). La trascendencia de Psicosis, y como las películas de terror eran mero serie B, para los grandes estudios. La rumorología de las revistas. Y esa coña tan presente en contra de la televisión a límites de menosprecio.

Entonces, donde hoy la televisión está completamente revalorizada, es bastante particular una serie como FEUD por sus aspectos de contra discurso. O la manera de pensar de las mujeres (del cine) que gritaban a gritos independencia, pero que cuando otra mujer se le acerca para darle un proyecto la ven con menosprecio. Lamentablemente, el trabajo en general no goza del presupuesto de otras producciones de Ryan Murphy, ya que se siente reciclada de varias AHS (hasta cuando voy a ver ese hall con el mismo estilo de escalera?). Lo mismo pasa con el retrato de la época (Madmen en ese aspecto era maravillosa). Jessica Lange, recuerda demasiado a Fiona Wood de Coven (con el mismo conflicto sobre la edad). Y como curiosidad la meta ficción se hace presente con la propia actriz, rescatada por el productor, así como la propia Joan con la película cincuenta años antes. De Susan Sarandon solo queda decir que por momentos esta clavadísima en el personaje. Aunque prefiero más verla que escucharla (a veces sus miradas y gestos pecan de calcadas). La serie es ambigua hasta el final, siendo una historia contada por otros personajes relacionados con las dos divas en un documental, otra vez el mismo recurso de narración efectivo de las últimas producciones de Ryan Murphy, y lo mas obvio es la critica del productor en contra de la industria que por lo que se ve, o se quiere entender, nos dice que no ha cambiado tanto. Lástima que si FEUD quiso contar algo lo hizo al mismo nivel de quien la tiene más grande.


Aplausos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).