lunes, 27 de febrero de 2017

Pin It

Widgets

0

BAKEMONO NO KO (PELICULA 2015) - CRITICA. No puedo con Mamoru Hosoda

Al final no pude verla en los cines el año pasado como tenía planeado, con lo difícil que es que se estrena alguna película de animación que no sea dragón ball, así que no quedo de otra que bajarla de alguna cuenta de mega que encuentras a montones por el internet. Claro, que la intención es lo que cuenta, así que mi conciencia, por esta vez, no se queda intranquila por las pérdidas a la industria y a los creadores que sufren para que cualquier hijo de vecino se piratee su trabajo. Aclarado el asunto, Bakemono no Ko, o "El Niño y la Bestia", si son más de estas partes del mundo, y no entienden ni mierda de japones como es mi caso (dios bendiga los fansubs), es otra de esas películas con las que tengo problemas de conectar. Ya lo escribí en un par de ocasiones, cuando comente sobre el cine del autor, Mamoru Hosoda, más concretamente en “TOKI WA KAKERU SHOUJO” Y “SUMMER WARS” – CRITICA. No eres tu Mamoru, soy yo, y es que veo su trabajo con claras referencia Ghibli, siendo lo que más te revientan en las críticas por los blogs cuando buscas en internet. Y no es que sea la principal razón, pero tiene que ver muy directamente con mi poco entusiasmo al hablar del cine de Mamoru Hosoda. Es lógico que las comparaciones son necesarios, sobre todo cuando exaltas el cine del autor, pero es más que todo porque el puto Miyasaki trabaja un día sí, medio año no. Entonces, parece obligado que el fandom, noventero en su mayoría, trate de rellenar el hueco en su corazón con versiones más lights y con cierto nivel particular. Lo más rescatable de la obra del director, es precisamente ese nivel que alcanzan todas las películas de su filmografía. Todas convertidas en clásicos (contemporaneos) que se comentan en el mundillo. Al contrario, en esta película, su sello particular alcanza ciertas auto referencias a su propio cine. Especialmente OOKAMI KODOMO NO AME TO YUKI. Otra vez, los personajes antropomórficos, el mensaje ambientalista, el respeto por los seres animales, la maldad de los humanos, el paralelismo filosófico que tiene en ciertos momentos, un par de movimientos de cámara, el tema de la paternidad, lo japones de la reencarnación etc. En cuanto a las escenas de acción van de mas a menos, la central es la mejor trabajada pero la sensación es que esta pensada mas como consecuencia para que se de ese "giro" que nos llevara a un enfrentamiento mas magico que épico de notorias infulas Ghibli. No es precisamente el mundo virtual- real de Summer wars, pero en cambio se trata de un mundo alterno donde los animales conviven, hablan, y tienen sus propias costumbres. No estamos ante los saltos en el tiempo, pero el protagonista salta entre estos dos mundos recorriendo callejones. Bakemono no Ko, no es una película redonda, tampoco diría que está sobrevalorado. El metraje es el que es, y para ser casi dos horas la película se deja ver. Los momentos de acción son rescatables, aunque no memorables. Sus personajes son claramente referenciales al cine clásico de disney, sobre todo cuando vemos esas gesticulaciones en el "baloo" de la película. Lo malo es que cuando la película te introduce el universo paralelo y vemos el tema del discípulo y el maestro, el pozo dramático se vuelve un tópico mismo star wars y vemos la lucha entre el bien y el lado oscuro de la fuerza. Todo lo anterior quizás importe poco, porque detrás de esta fábula, con su respectiva moraleja (las armas son malas, y los humanos peor), se encuentra ese pozo dramático que en lo personal pienso, es lo más prescindible de la película.

Eres un cumulo molesto de problemas, pero si realmente quieres saber, te diremos. Siéntate ahí y escucha: hace mucho, mucho tiempo, pero  no tanto tiempo. se trata de hace poco tiempo. hay muchas ciudades en el mundo de las bestias. nada menos que 100 000 bestias viven en la muy concurrida Juutengai. El gran maestro que ha sido líder durante mucho tiempo, anuncio que se retiraría y reencarnaría como dios. El no sabia que clase de dios quería ser, pero permitió que un sucesor fuera elegido. el les dijo a todos que se prepararan para esto. fuerza dignidad eran requisitos obvios. una bestia llamada Iouzen hizo un nombre por si mismo inmediatamente. es una gran persona que es tranquila, valiente, y tiene muchos discípulos. También es el padre de dos hijos, Ichirouhiko y Jiroumaru. "El seguramente va a ser el próximo gran maestro", es lo que todos decían. pero había otro candidato. su nombre era Kumatetsu. como su nombre lo indica, el parecía un oso, era rápido como un mono, poseía fuerza sin limite, y empuñaba su arma sin limites. cuando se trataba de fuerza, se decía que incluso superaba a Iouzen. A propósito, este tipo era un poco molesto. Era violento, egoísta, irrespetuoso, y no tenia un solo discípulo, sin mencionar que tampoco tenia ningún hijo.
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).