martes, 27 de diciembre de 2016

0

PUPA (Studio DEEN 2014) - CRITICA. Onii-chan, Onii-chan, Onii-chan ...

Doce capítulos, cuatro minutos por capitulo (incluido op/ed) y una fama por el Internet mas infesta que el virus que ataca a los protagonistas de esta serie. Claro que lo que escriben los bloggeros no siempre sera la ley (obviando lo que escribo yo, modestia aparte), por eso siempre es mejor darle una oportunidad al anime que terminar haciéndole caso a unos desconocidos que seguramente no tienen vida y se ponen a escribir huevadas en el internet. El caso de PUPA es una rareza por si sola, en teoría hace referencia a  no se que cambio de fase de una larva a una mariposa o alguna cosa parecida (para mayor información googleen y entren a la wikipedia), la metáfora es recursiva a la impresión del horror de una figura humana, femenina e infantil (el autor del manga original no se hizo problemas y puso el paquete completo) y el horror aparece cuando vemos la trasformación en un monstruo insectoide. Entonces ¿horror body? No, porque lo que vemos es una transformación en si sola, cuenta mas la primera impresión que contar la degradación del tipo ''La Mosca''. Y ¿J-Horror? hmmm... puede ser, total hay un monstruo y eso cuenta. El problema de este anime es que cae el bache del morbo, no solo estamos viendo a una niña que de buenas a primeras aparece tal cual, sino que se nos dice que se alimenta de seres humanos y es una devoradora feroz... del cuerpo de su hermano. Por supuesto la sazón de este anime son las escenas mas sucias manchadas con gore, es raro y no se hasta que punto el breve anime capta la fidelidad del manga (cinco tomos concluidos) pero si bien es cierto no tengo porque escandalizarme por lo que veo, lo raro es la animación con fondos suaves casi como pintados con crayon. El gran pero del anime es que no narra nada, la historia mas cuenta como un sketch (del tipo parodia) de cuatro minutos totalmente random porque es la única manera de ver esas dramatizaciones con los osos de peluche. Al final no termina de importar porque argumentalmente la serie es del montón, mientras que lo verdaderamente escandaloso es esa comunión (consentida) entre los dos hermanos, Si pensáramos mal diría que esta entra al mismo saco de animes como ''boku no piko'' o ''kodomo no jinkan'' y que muy por encima se sugiere una relación mas carnal, casi incestuosa con toda ese placer que sienten los protagonistas; y si no, entonces el anime solamente es malo. Al final  me quedo con el onii-chan, onii-chan, onii-chan cuando la niña esta destripando al hermano. Cosas que tengo hay que ver...