sábado, 17 de diciembre de 2016

0

SHIGATSU WA KIMI NO USO (A- 1 Pictures 2014) - CRITICA. Sobre una madre monstruo y un chico que quiere volver a tocar el piano

Como ya estoy por cerrar año estoy revisando algunos de esos animes que se quedan durmiendo en el disco duro, de esos que escuchas, lees o te encuentras ''de casualidad'' mencionado en algún blog que sigues y te los terminas bajando para terminar en estado ''stand by'' porque no te puedes  ver todos los animes que quisieras, porque cada vez se estrenan más o porque estás viendo, por tercera vez, High school ofthe dead. Si le di doble clic al primer capítulo del anime es porque en teoría era un anime shoujo, pero... ¡sorpresa, sorpresa! es un anime con matices musicales... y no tan musicales. Para primera señal es un anime de A-1 Pictures que es un estudio de animación que no tendrá esa ''estética'' tipo Kyoto Animation (cero tetas), pero que por lo general está por encima del promedio (y si pongo a pensar he visto mas animes de este estudio que de otras grandes como MadHouse o Bones). Sus diseños están mejor en personajes que en fondos y formas. Aunque usa cuadros repetidos para generar movimiento en más de un escena. Tira del típico humor random que interrumpe para que la escena no sea demasiado cargante (ese que un personaje te agarra a cabezazos de imprevisto o te tira lo primero que encuentra), y el primer capítulo tiene un par de momentos maravillosos (al inicio y el primer encuentro de los protagonistas) donde los fondos son preciosos, incluido la (cliché) caída de pétalos de flores de cerezo. Las mejores escenas son las más visuales y aquellas que te meten de lleno al cansancio físico del protagonista (aquí sudan más que si hubieran jugado una pichanga de media hora). Si hay mérito es la retrospectiva que tienen los personajes consigo mismos. Aunque los flashbacks es un recurso, hay un par de capítulos que se usan como capítulos autoconclusivos para cerrar el círculo, y ayudan a ver el anime de una manera más anecdótica tipo comienzo un capitulo viendo a Arima siendo cargado de niño por Tsubaki, y al final del capítulo el termina cargándola a ella cuando se lastima el tobillo, o en otro capítulo trata sobre un salto y cosas de ese tipo. Y claro usa el facto “kawai” a la hora de mostrarnos breves momentos de la niñez de los personajes. Entiendes el compromiso por la musica y la expresion de los sentimientos, pero lo de los colores se me hace ñoño; mientras que, todo lo correspondiente al movimiento, los primeros planos de los dedos o el diseño de la arquitectura del piano estan lo mejor logrados posibles. En conclusión seria la de una historia llena de clichés de varios géneros mas momentos musicales con piano y violín.