martes, 6 de diciembre de 2016

0

RADIOGRAFÍA TVlorcha (29): “Al fondo hay sitio” Temporada Final. Te guste o no, tan peruana como el cebiche


Han sido ocho años, ocho temporadas, cuchucientos capítulos diarios, actores famosos pasaron, otros se hicieron famosos, al nivel de que la historia de la televisión peruana se dividirá entre los que estuvieron y no estuvieron en ''Al fondo hay sitio'', y sobretodo, picos de más de cincuenta puntos de rating. Cuando veía el último capítulo de la serie me puse a pensar hace cuanto no me veía un capitulo completo, claro, eso no significa que no veía ''Al fondo hay sitio'' si me doy cuenta de lo bombardeado que tenía américa tv a su producto estrella en sus demás programas matinales de los sábados y domingos. En fin, lo cierto es que no puedo ser ingrato con la teleserie que vi durante sus dos primeras temporadas, y que a medio Perú tenia a la incertidumbre con el secreto de Francesca Maldini, yo era uno de ellos y no me avergüenza decirlo. Así como no tengo pena en decir que el final definitivo de la serie se terminó viendo con un capítulo más, era como se esa despedida se diera a pasos forzosos, y para el servidor que supuestamente no sabía en qué punto lo había dejado termine entiendo todos los cierres que era al fin y al cabo los esperados desde el inicio de la historia. Si algo tendríamos que reprocharle, fuera de los interminables cortes comerciales o los intermitentes cortes de fondo negro, es la nula evolución que tuvieron sus personajes. Quizás, el verdadero éxito de la serie, fue que mas alla de la comedia peruana lo que mejor supo aprovechar fue el punto melodramático y giros inesperados como la resurrección de "Luchito" Gonzalez entre otros. 

0

HIGH SCHOOL OF THE DEAD (Madhouse 2010) – CRITICA RESEÑA. No solo de cerebros viven los zombies

Mucho antes de ser el aficionado al anime que soy (o sea un ser un humano normal), o de poner todas mis experiencias personales, familiares, conyugales y/o sexuales en este blog; antes siquiera de descubrir el género hentai (pero ya haciéndole ojitos) hubo un instante en mi vida que lo cambio todo, fue cuando en frente de un kiosco de periódicos, antes de entrar a una clase de instituto, vi colgada una revistucha de tres mangos que tenía en la portada a un par de escolares de faldas cortas y con unas poses sugerentes, al final fueron los tres soles mejor gastados en mi vida. Así descubrí High School of the Dead, casi seis años después, escribo esta nostálgica, fanservera y, puede que, pajera reseña como para reivindicarme con una de las series que me hicieron ver el mundo del anime de otra forma, y por todas esas veces que tenía que ver a los costados para ver si no había alguien espiándome y avergonzándose por ver lo que veía; si señores, quizás no me entiendan, pero eran los tiempos en que veía anime en la cabina de internet, y no hubiera querido que alguien me confundiera por algún enfermo mental que casi, casi estaba viendo porno. Ahora, con muchos años más en mis espaldas, con cierta madurez en el mundillo, y siendo un aficionado al anime con orgullo que lo dice con el taco, y con más de una paja por haber visto aberraciones como la "biblia negra" (entre otras…), este anime me parece casi para niños… pero como me gusta.