domingo, 20 de noviembre de 2016

0

SCREAM QUEENS (Segunda temporada): Todos quieren ser Chanel

La virtud de la primera temporada fue que las Chanels eran funcionales desde la óptica de la fraternidad americana. Era un poco Glee y a su vez quería ser la versión parodia de Coven. En medio el “slasher” y el género de terror. En ese (sin) sentido la obsesión de ser una Kapa Kapa Tau como critica al status de ser parte de una fraternidad era hasta cierto punto justificable; ahora, en esta nueva temporada, nos encontramos a las Chanels metidas con calzador, como si su sola presencia cubriera lo necesaria para creernos todo el berenjenal que se está armando. Si bien es innegable que quien sostiene la historia es el personaje de Emma Roberts, el hueco argumental y esa “antología” forzosa, y casi injustificada de la continuación, nos ha llevado a que todo la parodia comienza a caer en un exceso tras otro, cuyo culmine siempre será una muerte más “desastrosa” que la anterior (Chad, todos lloramos tu perdida), y hechos tan estúpidos, incluso para tratarse de una parodia, como la criogenización de la oficial negra Denise, o tener a una lunática asesina como Hester suelta en plaza. En fin, mientras haya más Chanels que matar, el resto importa poco.