jueves, 27 de octubre de 2016

2

OOKAMI SHOUJO TO KURO OUJI CAP 58 (Final) – RESEÑA. Fueron felices y comieron perdices


Aunque el final es el típico final de una serie (shoujo) que estaba cerrada entorno a la felicidad de los protagonistas, el manga termino inclinándose por un ambiente sumamente familiar y entrañable, tanto así que la última viñeta es ver a Erika y Kyouya con su retoño “moe” durmiendo juntos. Con el matrimonio, la hija y la despedida de los personajes secundarios (¿Qué paso con las amigas de Erika?) la mangaka cierra un ciclo donde lo más importante del manga ha sido los toques de comedia de situación que alcanzo en varios capítulos, el otro asunto es tratar de zafarse del molde de chico shoujo autodepresivo (agradezcamos que Kyouya nunca fue Kakeru de “Orange”) y darle un sello de personalidad. El mensaje de la autora con los estereotipos y las superficialidad de la adolescencia fueron bien narrados, por ahí entra en un bache forzado con ciertos personajes, pero a pesar de eso tuvo apoyo en otros como Kamiya o el mismo Takeru; cojeo un poco del fanservice shoujo sobre todo con todo lo relacionado a esa trama en donde la virginidad de Erika era amenazada por el príncipe negro (al final sucedió, lo que tenía que suceder). El trabajo con la protagonista, Erika Shinohara, fue más irregular, no termina de convencerme ese oficio que le nace por la artesanía, y menos aún, cuando termina convirtiéndose en una simple ama de casa (hacendosa, eso sí). Entonces, ¿Era necesario el capítulo previo si al final la historia avanzaba siete años en el futuro? Por el resto, Ookami Shoujo to Kuro Ouji, fue un manga de comedia romántica mejor escrito que dibujado. Así pues,  reseñemos lo que paso en este capítulo ¡¿final?!, teniendo en cuenta que abra un capítulo más, como extra de la historia.