sábado, 3 de septiembre de 2016

4

ACCEL WORLD: INFINITE BURST (PELICULA 2016) – CRITICA. Cerdito mano larga

Si  hay algo no recomendable es ver una película resumen de todo un anime, ya me paso con Yokai no Kanata, y ahora me toca con Accel World, que los casi cuarenta minutos iniciales (de solo ochenta) fueron una confusión de secuencias tras secuencias partidas del anime de la serie. Ahora, me imagino que la película trata de condensar las situaciones más trascendentales del anime pero la narración usando una voz en off tan “explícitamente” torpe se me hizo tan pesado, que fue necesario un buen café cargado para resistir hasta el final. Recién ahí, llega INFINITE BURST con una historia ¿original?, corta y casi igual de pesada que la primera parte resumen. Para definirlo la película es un laberinto de escenas cargantes entre transformaciones con cierto parecido a lo que veriamos en un maho, un momento de espectacularidad visual y el desenlace se deja llevar por un conflicto existencial entre una villana que como su vida se jodio quiere que todos estén igual de jodidos. ACCEL WORLD es sci- fi donde por lo que entendí un rechoncho escolar típico buleado se convierte en héroe en un mundo virtual paralelo. El juego es parte de toda una guerra que dentro de su propio mundo forman una especie de clanes gobernados por un rey de un color (como su fueran las fichas de parchís), hablan acerca de niveles y la premisa más interesante es la forma de como usan la conexión real junto con esa cercanía a la realidad virtual, algo que con Pokemon Go cada vez vivimos más cerca. Por el tiempo no logra desarrollar algún personaje secundario interesante, mientras que para verme ese final mejor prefiero leerme una reseña. Por lo demás, queda como una mala película lo que no necesariamente implica a la serie de anime. Para cerrar, la autoestima del prota se nota que es alto porque solo así te pones un cerdo alado como avatar.