martes, 16 de agosto de 2016

0

“TOKI WA KAKERU SHOUJO” Y “SUMMER WARS” – CRITICA. No eres tu Mamoru, soy yo

Se  estrena “El niño y la bestia” asi que decidí calentar los motores repasando la filmografía previa de Mamoru Hosoda. Así que di un salto… a mi computadora y probarme a mí mismo si mi indiferencia es una cuestión generacional o del hater que todos llevamos dentro y de vez en cuando me gana. Anteriormente cuando comente Ōkami Kodomo no Ame to Yuki deje la sensación de estar viendo una narración cursi y con una moraleja de respeto a la naturaleza, ahora con este par de películas compruebo que Mamoru Hosoda peca de chantajista y de romántico consigo mismo. A la fuerza quiere vendernos personajes entrañables, que dentro de su universo, ya sea de instituto o de villa campesina, sus personajes deambulen en el limbo del shojo más rosa y de la historia de autor. Pero todas comparten una linealidad ligera, solo comparable con su diseño auto calcado. Los cuadros generales redundan en un solo tema, que más a fin de lo que pensamos, en ese universo tripartita de niños lobos, chicas que saltan el tiempo y guerras virtuales pueden arrancar más de una lagrimilla, pero que si no te gusta simplemente quedaras como un insensible. En mi defensa, y espero la de muchos, de un punto de vista discrepante con el cine de Hayao Miyasaki (a todas luces referente de Hosoda) no es suficiente con una fábula bien animada o en su defecto personajes entrañables (alguien dijo estudio ghibli), la identidad del cine de animación debería estar menos cargada de sentimentalismo  por un efectismo, en todo el sentido del término, de equilibrio técnico y narrativo. En ese sentido, ambas películas tienen lo primero pero les falta lo segundo, que junto con la mencionada Ōkami Kodomo no Ame to Yuki, me dejan la sensación, otra vez, de sobrevaloradas, más lineales que un capítulo del chavo del ocho y terminan colaborando menos que valores contemporáneos, y consagrados, como el cine de Makoto Shinkai. Lo siento Mamoru Hosoda no eres tú, soy yo…