sábado, 21 de mayo de 2016

0

BATES MOTEL (CUARTA TEMPORADA): El chico que no mata una mosca

La cuarta temporada de Bates Motel, serie basada en los inicios de Norman Bates, recobra fuerza argumental a la hora de prolongar el mito de la locura del asesino que se hizo famoso en el clásico de Hitchcock. La ventaja que tuvieron los diez capítulos de esta temporada fue el de evitar irse por la tangente, ni andar en círculos, como mal hicieron las dos temporadas anteriores. Aunque siguió sumándole una muerte más a la lista del joven asesino, como una raya mas al tigre; lo que todavía se evidencia, es que a pesar de  que Freddie Highmore está a imagen y semejanza de un Anthony Perkins todavía cuesta creerle en sus etapas mas amaneradas o travestido, porque se ridiculiza a si mismo cuando está encerrado en la mente de su madre. Pero el verdadero beneficio de esta temporada fue verlo interno en un psiquiátrico de lujo tomando terapia, sumando al hecho de encontrarnos en otro ambiente mucho más prometedor para sostener las tramas centrales y que de paso sirvió para que se dispare el último escalafón de su locura: el matrimonio de su madre.