lunes, 28 de marzo de 2016

0

HOW TO GET AWAY WITH MURDER (Segunda temporada): Si matas a alguien, nunca llames a Analisse Keating como abogada

Con un par de semanas de retraso  en latinoamerica el final de HTGAWM deja otro maratón de muertos como fanservice para aquellos amantes del género policiaco; mezclado con las degeneraciones más gratuitas que pueden salir de la cabeza de esa reina midas de la televisión americana llamada Shonda Rhimes y olvídate de cualquier absolución porque si contratas a Annalise Keating terminas preso o peor muerto. Y es que aunque suene a broma sarcástica, el show de Shonda se basa en que a como dé lugar un asesinato se puede cubrir con complicidades casi insospechadas, esos giros iniciales que te deja siempre con un cuerpo inerte y en una situación totalmente desconocida, forman parte del engaño al televidente que nueve semanas después, y ya con la mitad de la temporada acuestas, deberías entender el “como” y “cuando” de “esa” escena criminal, mientras que nos va bombardeando de una serie de flash forwards (la identidad de la serie) que es suficiente para resistir y no buscar otro bufete televisivo menos problemático.