domingo, 6 de marzo de 2016

0

THE SHANNARA CHRONICLES (Primera temporada): Fantasía distopica en diferido

Orejitas y sus dos chicas...
Cuando se estrenó “The Shannara Chronicles” la mayoría nos dimos cuenta que estábamos más cerca del universo mágico de las novelas de J.R. Tolkien, que de las luchas palaciegas de la saga de Juego de tronos y su respectiva serie de televisión. La serie, con un piloto de dos capítulos, dejaba la duda que fuera de todo el CGI (dicho de paso hacen sonrojar en cuestión de presupuesto a la primera temporada de la abanderada de HBO) y los maravillosos exteriores que mostró (de la mismísima Nueva Zelanda), quedaba la pregunta de cuál sería su verdadero potencial con respecto a poner sobre la mesa algo más que jóvenes, elfos o no, con las hormonas alborotadas y figuras fitness, obviando claro que son el público objetivo de la cadena de televisión. El resultado final quedo en algo a media caña, la serie tenia bien presente que la aventura debía desarrollarse entre los límites de una serie fresca (no menospreciando la inteligencia promedio de los adolescentes americanos), con la mayoría de seres sobrenaturales posibles (y permitidos por la caja chica) y un villano de videojuego (eso si con una presentación respetable), mientras que el flirteo juvenil y los celos adolescentes iban siendo la verdadera constante de un romance tan simplón como efectivo. El mayor desacierto de “The Shannara Chronicles” no está en plantearnos un mundo cercano o el mensaje post apocalíptico (con el capitulo ocho al fin terminas de comprenderlo todo), ni siquiera en inmiscuirnos en los conflictos internos familiares de la cúpula elfica o por último de los héroes adolescentes “de esa comunidad”, que tenían una misión de salvar su tierra de los demonios y su maloso líder, todo lo contrario peso más la falta de carisma de sus protagónicos, de la trama endeble y de parecerse a todo lo antes visto solo que con teenager “moja bragas” ¿o no fue así?.