martes, 6 de diciembre de 2016

Pin It

Widgets

0

HIGH SCHOOL OF THE DEAD (Madhouse 2010) – CRITICA RESEÑA. No solo de cerebros viven los zombies

Mucho antes de ser el aficionado al anime que soy (o sea un ser un humano normal), o de poner todas mis experiencias personales, familiares, conyugales y/o sexuales en este blog; antes siquiera de descubrir el género hentai (pero ya haciéndole ojitos) hubo un instante en mi vida que lo cambio todo, fue cuando en frente de un kiosco de periódicos, antes de entrar a una clase de instituto, vi colgada una revistucha de tres mangos que tenía en la portada a un par de escolares de faldas cortas y con unas poses sugerentes, al final fueron los tres soles mejor gastados en mi vida. Así descubrí High School of the Dead, casi seis años después, escribo esta nostálgica, fanservera y, puede que, pajera reseña como para reivindicarme con una de las series que me hicieron ver el mundo del anime de otra forma, y por todas esas veces que tenía que ver a los costados para ver si no había alguien espiándome y avergonzándose por ver lo que veía; si señores, quizás no me entiendan, pero eran los tiempos en que veía anime en la cabina de internet, y no hubiera querido que alguien me confundiera por algún enfermo mental que casi, casi estaba viendo porno. Ahora, con muchos años más en mis espaldas, con cierta madurez en el mundillo, y siendo un aficionado al anime con orgullo que lo dice con el taco, y con más de una paja por haber visto aberraciones como la "biblia negra" (entre otras…), este anime me parece casi para niños… pero como me gusta.

En un día de la mañana, cuando nuestro prota estaba haciendo una paja mental con alguna de sus compañeras, y justo después de ser interrumpido por una de ellas (supuestamente la intelectual) en la entrada del instituto aparece una persona random que casi, casi parecería cualquier pastrulo de la cuadra, de un momento a otro ataca y termina comiéndose a la profe de sexología,  y bla, bla, bla… resumiendo lo que parecería cualquier día común y corriente, como manda el manual, pasa a convertirse en una pandemia zombi de magnitudes apocalípticas. La serie anime no deja de ser un remasticado ecchi de todas aquellas referencias cinéfilas del género, eran tiempos de The Walking Dead, y supongo los de MadHouse decidieron ver en el amplio catálogo de mangas una serie que tuviera los elementos suficientes para hacernos creer que lo que estamos viendo es una serie de zombis. Claro, hay zombis, y lo mejor, muy bien animados. Pero lo importante es el harem de la serie. Dotado de las más insanas fantasías el anime aprovecha para reventarnos la cabeza, mismos zombis, con cada flashazo de las prendas interiores femeninas de las heroínas de la serie. Aunque esto no es nuevo, al igual que el propio genero de zombis, el anime es literalmente el título de la serie. Lo más curioso es que el escenario inicial es solo la partida de arcos irregulares pero igual de prácticos para lo que la serie busca: mostrar tetas robotando, culos en primer plano, faldas al aire con calzones multicolores y mucho ecchi. ¿Y los zombis?



Del glorioso primer capítulo hay que rescatar la presentación de personajes, con un par de escenas descubrimos a la enfermera Shizuka Marikawa que hunde sus cara en sus enormes tetas; Saeko Busujima, y su arma mortal que la transforma en una máquina de matar; Kota Hirano, y su frikismo por las armas, y etc. No solo se trata de personajes estereotípicos, sino de tópicos clichés que a pesar de las referencias a películas del género todos parecieran desconocer la figura del zombi así como la manera de matarlos. Lo raro es que lo primero que hacen los protagonistas es hacerse de “armas” caseras para defenderse. Al ver el primer capítulo hay que dejar en claro que pasamos de una situación totalmente catastrófica, como se supone debería ser una apocalipsis zombi, al desarrollo de una carga dramática que no pasaría del primer capítulo. Descubrimos también que como en todas las series de zombis, solo se los usa como pretexto para desarrollar líneas argumentales con un tratamiento personal y grupal. Es ese momento en donde la decisión de matar al amigo, y rival de amores, encierra al protagonista en el dilema de todo héroe de medio pelo de este género, que tendrá que luchar contra el mismo y con hacer lo correcto. Quizás el sacrificio personal es menos grande de lo que parece en comparación a la dirección del final del primer capítulo. El ángulo de la cámara aprovecha para mostrar una secuencia rápida y directa al cerebro de Hisashi. Mientras que Rei Miyamoto se muestra como estereotipo de chica débil a la que el protagonista se compromete a proteger. Lo más importante es el reclamo de Rei por la “traición” de Takashi, mientras vemos la imagen abierta del caos dentro y fuera del instituto, y escuchamos  "Kimi To Taiyou Ga Shinda Hi" de fondo y solo queda aplaudir por tan magnifico capítulo de inicio. Los mangakas vienen del mundo hentai así que comprendemos ese matiz sexual que el dialogo final le da al cierre. De ahí en adelante el anime se encarga de prolongar la escena lo máximo posible, y sobre todo, ponernos en situación a lo que será el leitmotiv de la serie, y del propio género de zombis: sobrevivir a la pandemia.



Los capítulos siguientes del anime tendrán mejores momentos de acción, el escape del instituto es espectacular y totalmente de estos tiempos. Las referencias a las armas caseras son prueba de ello. De ahí también sale esa necesidad de la autoridad, los protagonistas buscaran la figura paterna del padre de Rei, un policía local, como la mayor esperanza para salvarse. El gore de la serie es moderado, casi de relleno, porque en este anime tiene más importancia el ver cómo le revotan las tetas a Shizuka que una histérica Saya taladrando el cerebro de un zombi. Lo mismo pasa con la coña del anime, teledirigida al fanservice, veremos que una regla básica de la sobrevivencia será rasgar la falda a Shizuka sensei en uno de las escenas más memorables de esta primera parte. Quizás lo más pesado venga del lado de esa maternalismo que tiene Saya que tiene que cargar con un casi inútil Hirano que en su versión “yandere” resulta mejor logrado.

La fuga está marcado por una espectacular explosión que desde que George Romero patento el género el cliché es aprovechado para separar al grupo junto con el otro tópico de la serie, cada heroína tendrá que vivir una ''aventura'' en solitario con el pajero protagonista. Vemos un desfile de zombis ramdon que serán carne de canon, lo demás nos lleva a conocer el lado más perverso de un sempai que quiere llevar al lado oscuro al resto de sobrevivientes. De aquí, por enesima vez, las escenas están llenas de fanservice como el ver a la enfermera, cuando se agacha, colgándoles las tetas como vaca. Fuera de eso, y entre líneas, lo que se discute es el liderato de Takeshi y hay una insinuación a la debilidad mental del resto de alumnos que se dejan manipular (y casi violar) por un falso líder. La separación de Takeshi y Rei nos llevan a una gasolinera (otro escenario cliche) donde su mayor enemigo será un delincuente que ataca las tetas de Rei, la única forma de defenderse es disparándole. El capitulo se presenta como uno de los mas entretenidos no solo por el recorrido de la pareja, que mas alla del fanservice logra entre lineas una regular critica a la autoridad y toca el punto moral del protagonista que no mata al delincuente, pero lo deja como carnada de zombi. 

Hasta que llegamos al culmine máximo del ecchi, la escena más icónico de los animes del nuevo siglo y uno de los capítulos que por sí solo son historia del anime, el capítulo seis,   , es en conclusión el mejor resumen de la serie, y solo por eso ya valió la pena verlo: Una oda al fanservice.  El peso de los siguientes arcos cae por inercia. Vemos el elemento fuga en una furgoneta que está al alcance de la mano. Si criticáramos a High School of the dead como anime, tendríamos que criticar al género zombi como género fantástico. Por eso la máxima licencia es que el anime es mero entretenimiento, por supuesto si eres puritano, o finges serlo, nunca podrás encontrar lo maravilloso en un par de tetas rebotando mientras disparas un arma, o el homenaje ecchi a matrix en la misma escena mientras la bala le pasa por la entrepierna a Saeko. Fap, fap, fap... 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).