miércoles, 24 de agosto de 2016

Pin It

Widgets

0

La peli de hoy (20): VIDEOFILIA (y otros sindromes virales). El otro cine peruano, es una porno mal grabada

[Spoilers videofilicos] Al  igual que “SEBASTIAN”, esta película independiente viene precedida de logros importantes en distintos festivales y su último galardón se lo llevó en el festival de Lima de este año como “Mejor película independiente”. Claro que cuando hablamos de cine independiente, escaso y poco exhibido por estar tierras, el resultado puede ser igual de poco prometedor que ese nuevo cine peruano de películas comerciales post “Asu Mare”. Independientemente de lo independiente que sea, y es, la película narra una vivencia extraña de dos personajes centrales llamado Luz (Muki Sabogal) y Junior. El comienzo indica una atmósfera plagada de una serie de collage cybernetico, como auto presentación de un “virus virtual” que poco a poco se hace más bizarro y cuyos resultados finales no quedan del todo claros. ¿Fue entonces una necesidad imperiosa ver “VIDEOFILIA”?

Para entender mejor el mensaje de la película, y por consecuencia la respuesta a la pregunta, tratemos de comprender el perfil de los protagonistas en “VIDEOFILIA”. Si bien es cierto la parafilia, como tal, es la línea argumental de la cinta, de lo que más rasca es en presentarnos personajes trastornados, adictos a su propia sexualidad. La protagonista es una adolescente recién salida del colegio, que encuentra una pareja en la red y comienzan hacer video chats con contenido pornográfico. Mientras que descubrimos al protagonista adicto a la pornografía, asfixiado por las profecías y un idealismo totalmente friki por convertirse en un pornógrafo de videos caseros. Entonces, el retrato de personajes es local tanto como los sitios de la urbe limeña que se visitan, desde hoteles baratos, "lan centers", las huacas y el centro comercial "Arenales". Y aclaremos que ninguno de ellos dos anda en una búsqueda de identidad.

La película narra a través de las experiencias situaciones que se presentan incomodas para el espectador. Son en ese caso, todas las interrelaciones de Luz desde como se conoce con la amiga, el sketch del amigo de la amiga y el propio Junior la droga que incentiva su lujuria visual a tal punto que ella se esclaviza en una situación morbosa que graba y luego cuelga en la red. Entonces desde ese aspecto entendemos que el director pretende contar una historia donde su protagonista central se "pixelee" metafóricamente.


Lo que vemos trascurrir ahonda en la piratería y en la comercialización de la pornografía tal y como la vemos en cualquier av. limeña que anuncie “VIDEOS DE ALQUILER” y de lo que, todos sabemos, se esconde ahí. Es esas grabaciones a las faldas de las escolares el punto crítico de lo que se encuentra plagado en la web, mientras que curiosamente la crítica a la propia industria y comercialización se da en un local de venta de DVD pornográficos, cuya sabiduría del dueño es más que pragmática. Esa revolución digital, cuyo pretexto es la videofilia que se usa como tema, es realmente simplificada en aquel dialogo en donde el protagonista asegura que "..ya nada es como antes y que ahora todo es más fácil de encontrar...". Y a la vez termina sosegando, como revolución, una escena de sexo grabada con consentimiento en un cuartucho cualquiera, y finalmente tratada de ser comercializada.

Tanto él como ella, terminan siendo víctimas de una realidad virtual que los obliga a experimentar nuevas sensaciones reales. Esa vehemencia por experimentar una nueva droga o ese nerviosismo pajero por tener relaciones sexuales son dos ámbitos de una juventud entre comillas que vive encerrada en su ordenador y que duerme poco como se indica en la misma película. Lamentablemente los escenarios virtuales de la película tratan de satanizar escenarios reales de la comunidad “gamer” u “otaku”. Quizás ese es el punto más flaco de la película, que no logra desarrollarse desde el ámbito de personajes normales sino que fuerza una fiesta “cosplay” como un bacanal de droga y alcohol (a los cuales yo nunca he sido invitado).

Otro tema importante es el tiempo en la propia película cuya escena se autolimita a un "selfie" macabro como advertencia, y sugerencia de estos tiempos modernos donde mandar simples mensajes de texto queda tan obsoleto frente al "whatssapp". Comprobando que ese universo virtual que plantea es subversivo y violenta. En donde el medio de comunicación ávido de información, en tiempo real, ¿sigue siendo la televisión?. No solo eso sino que el desarrollo sugiere que todo aquello que se ve por una pantalla genera videofilia. ¿Sera cierto esto?.


Lo más raro es que la película logra ser entendible en cuanto a diálogos y escenas, a pesar de que se notan improvisados ante las cámaras, pero es cuando llagamos al factor técnico en el cual descubrimos una serie de artificios probablemente poco efectistas. Es cuando realmente descubrimos que proviene del mundo “indie”, y a la vez de bajo presupuesto, por encontramos una serie de distorsiones virtuales que pixelean, literalmente, la imagen de la película. Solo es compresible que lo hecho adrede tenga una proyección más significante en resaltar los momentos alucinógenos, y de paso censura psicodelica, de la película, no solo eso, sino que en un intento de salirse del molde todo se vuelve como un enorme mosaico de elementos virtuales conocidos; donde el “gif” porno y los mensajes de sistemas de computadora antiguos es lo que más resalta. Otro caso es el efecto de “velar” el rollo para imprimir una tónica de un color fuerte o por último el montaje con pedazos de videos relativamente locales donde se critica el sistema político (teledirigido únicamente al fujimontesinismo) y la telebasura, junto con una intervención de “Anonymus” como punto de apoyo. Todos quedan como intentos aleatorios que terminan ensuciando la película. Y lamentablemente es así como termina.    

En conclusión, podría usar un símil paralelo entre esa porno mal grabada y la propia película. Es entonces, VIDEOFILIA (y otros síndromes virales), una película independiente pensada hace años, mal grabada y pixealeada a proposito como recurso independiente; cuyo logro meritorio es poner en primer plano los testículos masculinos del protagonista,, mientras que al finalizar la proyección los diecisiete gatos (incluyéndome) que la vimos, terminamos igual de perdidos que la propia protagonista,y sin necesidad de drogas y alcohol. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, si has aguantado hasta aquí seguro tienes ganas de comentar. Sobre todo si quieres darme apoyo moral ya que es lo único que gano porque si crees que solo me dedico al blog porque me sobra el tiempo... estas en lo correcto.

Ya en serio te advierto que en este blog no hay censura, así que aprovecha para sacar todo el odio dentro que tengas reprimido, siempre y cuando no sea contra mi. Aun así si dices u ofendes al autor de este blog, no hay paltas, después de todo hay cosas peores de las que tengo que preocuparme. No por algo tengo habilitada la opción de "anónimo", así que aprovéchala.

No te preocupes por las faltas de ortografía, si haces spam a tu pagina no seas tan descarado de solo dejarme la url, si tienes alguna duda quizás pueda ayudarte, sin compremeterme a nada y de ya te advierto que no lo se todo, aunque estoy muy cerca de saberlo.

Este blog generalmente hablo de anime, cine, manga, comic y series de tv si te interesa algún tema recuérdamelo comentando y mientras mas largo mejor (obviamente me refiero al comentario).