jueves, 13 de marzo de 2014

0

Al fondo hay sitio (Sexta temporada). Ni Gonzalez, ni Maldini


A estas alturas serie innegable quitarle merito a la serie producida por la mano de Efrain Aguilar y sacada de la cabeza de Gigio Aranda. La serie en su sexta temporada sigue sin desentonar para el publico peruano y en su semana de estreno sigue fuerte en el rating con un promedio de 25 puntos ocupando el primer lugar de sintonia.

Al fondo hay sito es una mezcla de todo, es cierto que repites el plato de los de arriba y los de abajo, en esa eterna lucha de clases pero sazonada con humor y picarda de sus personajes. Y en buena parte se lo debe al universo de actores que permutan a lo largo de sus seis temporadas. La serie esta planteada como una comedia anovelada que tiene desventuras amorosas como punto principal, pero todo se entibia a lo largo de la historia ya no se nota la rivalidad de las familias, y los guionistas juegan mucho con con la inserción de personajes en los dos mundos que representan ambas, la temporada pasada fue Joel con Fernada y ahora es el turno de Grace con Nicolas.

Lejos esta el personaje aniñado y tonto que interpretaba la "Teresita", o el egocentrico y cara dura Joel. Lo cierto es que el punto mas flaco de la serie es el poco cambio de sus  personajes. Ninguno (salvo en lo fisico) a demostrado mayor progreso en su personalidad claro ejemplo son Tito y Pepe, dos buenos para nada que se la viven para tomar. O Lucho Gonzalez saco largo a mas no poder y si en algún momento un personaje cambia de suerte siempre vuelve al mismo punto de partida. Y del otro lado lo taradupida que llegaba hacer el personaje de Isabella Picasso Maldini. Lo mismo pasa con los Gonzalez como familia salvo la redecoracion de hace una temporada no hay cambio alguno y todo indica que sobreviven por obra y gracia del guion.

Las matriarcas son lo mejor de la serie, y la intensión es obvia de retratar el lado fuerte de la mujer como pilar de familia. En esta sexta temporada le decimos adiós al personaje ambicioso y convenido de doña Nelly y le damos la bienvenida definitivamente al liderazgo de Reyna Pachas en una versión mas exagerada de la pequeña mujer. Sobre lo que mas tengo dudas y no termino de inclinarme definitivamente por la serie es por esa ida y venida que tiene el romance de la serie, comprendo que no hay otra forma de estirarla que no sea con constantes peleas y rupturas entre las parejas que se forman y es eso precisamente lo que mas llega a cansar de la serie ese estigma de telenovela con el que se maneja hace que la serie perezca y se convierta en formulismos baratos de cualquier tragicomedia mexicana.

Como confirmación de este punto en esta sexta temporada los guionistas plantean la intriga con la llegada de Cayetana en las vidas de Grace y Nicolas, la entrada del personaje de Gianella Neyra como contrapeso a la abnegada Charito o la situación dudosa en la que están actualmente los amixers Joel y Fernanda.

El planteo inicial de una serie con rasgos tibios de ir en contra del racismo y que termina en convertirse en una en contra del clasicismo Limeño anticuado ha quedado lejos así como lejos ha quedado la mejor temporada (la segunda) en donde tuvo a medio país con el alma en la boca por descubrir el maldito secreto de Fracesca Maldini.

Para que el todo funcione lo mas correcto posible es dar al personaje alguna característica con la cual el publico se empatice y ese es quizás la razón del éxito ademas de que se promueve con una campaña feroz del canal 4 que constantemente nos repite cuanta escena salga del episodio y cada personaje nuevo es presentado detalladamente en entrevistas y especiales de cualquier hora entonces es mas un bombardeo bien planeado. Esto es Al fondo hay sitio, una serie peruana que pudo llegar mas lejos pero que hoy en dia es una comedia conformista y repetitiva. ¿Hasta cuando durara?, fácil hasta que tenga rating, asi que por el momento todavía tiene para rato.

RELACIONADOS: