miércoles, 9 de enero de 2013

7

RADIGRAFIA TVLorcha: GUERREROS DE ARENA



Hace algunos meses hice un pequeño comentario acerca de la serie de moda en nuestra tv local, Mi amor el wachiman. Es precisamente canal 2, quien comenzó toda esta fiebre por hacer miniseries en un primer momento de personajes populacheros (dina paucar, chacalon, augusto ferrando entre otros), todas con el suficiente éxito para que otros canales le sigan el paso (entiéndase canal 4). Frecuencia latina comienza el año  con esta nueva propuesta que consiste en contarnos la historia de un grupo de jovencitos marginados que logran la superación a través del baile apoyados por una bailarina profesional de clase alta. El primer punto importante es que la serie se basa en la experiencia particular de la bailarina Vania Masías (facebook) con el grupo que ella misma formo en el 2005 llamado “Ángeles de Arena”, o sea que no es la historia de Vania Masías propiamente dicha,  como ella misma se encargó de comentar a los diferentes medios interesados (“(Estoy) cansada de ver que la promoción de “Guerreros de arena” dice que es la historia de mi vida. ¡No lo es, es una inspiración de lo sucedido en D1!”). Una idea que del todo no es de mi agrado, me explico, a través del tiempo la tv local nos ha retratado la misma línea argumental en todas las series basadas en personajes conocidos. Todos de una familia pobre, que no tenían ni para el pan, crecieron y en la capital con mucho esfuerzo lograron la superación ya sea cantando o haciendo cualquier otra gracia, todas con el mismo guion desgastado  y tonto. Aquí en cambio teníamos la oportunidad de ver  la historia de alguien diferente, una chica de clase acomodada que lo tenía (y tiene) todo y que en su juventud se paseó por Europa  mientras estudiaba danza.  La serie corta toda esa etapa y comienza con el regreso de Diana Páez (carolina cano) a lima- Perú para participar en una obra en el teatro municipal, en una avenida ve desde su coche a 7 jóvenes haciendo piruetas y se queda impactado por su talento, de ahí en adelante la historia conocida e imaginable.