martes, 1 de enero de 2013

0

Mis deudas con el Anime(1): Tokio Magnitud 8. Una leccion de vida.





















Tokio magnitud 8.0 fue una serie anime original transmitido por fuji tv en su bloque noitamina.
La serie  es un buen ejemplo de lo óptimo que puede llegar a ser un anime,  son varios los mensajes en los hechos a lo largo de Tokio magnitud 8. El trio protagonista está formado por personas de distintas edades una mujer adulta, un niño y su hermana una preadolescente.  Es ahí donde los caracteres de cada uno se ven reflejados y puestos a prueba a lo largo de las experiencias que comparten. El  terremoto solo es un pretexto para que todos estos sentimientos salgan a flote en si su importancia no radica en lo exterior, es meritorio  encontrar a lo largo de sus once capítulos pocos episodios de verdadera desgracia nunca nos recarga de   tristeza y podemos ver y sentir un mensaje positivista en la historia, porque después de todo solo Japón puede dar lecciones de verdaderos milagros y levantarse de cualquier desgracia.  La corroboración de esto son los dos episodios en donde hay la participación de una cuarta persona, el primero un viejo que perdió a sus nietos fuera de deprimirse ayuda a toda la gente que lo necesita brindándole refugio. De otro lado un joven que gusta de los robots persigue a cuanto androide encuentre en su camino.
También hay que mencionar  la transacción que Mirai sufre hacia la madurez, esta es la mayor moraleja de la serie. En un inicio la personalidad de ella era la de una chiquilla en crecimiento tanto físico como mental.  Odiaba al mundo entero y renegaba de los adultos, aunque singularmente le gustaba ser tratada como una.  Su hermano por el contrario es un mocoso lleno de vida que no le importa la desatención que sufre por su hermana mayor él siempre está ahí a su lado, y lo estuvo hasta el  último, el hecho que marca la historia es el final que comienza  en el desenlace del capítulo 7 la muerte de Yuki es lo que marca el cambio de personalidad de Mirai deja de lado sus irritaciones y da paso a la comprensión. Si se atiende el capítulo  anterior a cuando Mari encuentra a su madre e hija esta estaba bastante deprimida por los incendios que sufria la zona en donde se encontraban sus familiares y temia por lo que les podía haber pasado pero es mirai quien le da animo y la invita a seguir adelante. Después cuando ella cree que fue demasiado tarde Mirai es la que busca y encuentra  (acompañada del fantasma de Yuki) a su hija y madre para alegria de ella, otro ejemplo son los dialogos que los dos hermanos comparten despues de muerto Yuki, en lo primeros capitulos se veia una clara antipatia por parte de Mirai hacia Yuki objetando todo lo que este decia o hacia, siempre hostil a los comentarios optimistas del pequeño. Al final podemos ver todo lo contrario la comprension por parte de Mirai solo verifica el duro trance a la adultez.
El final es correcto en todo sentido desde el punto de vista dramatico nunca cae en el llanto desesperado ni tampoco nos invita a moquear, conmueve, nos hacer reflexionar hacerca de lo duro de la muerte de un ser querido. Pone como ejemplo a una familia desunida y como la adversidades pueden ser las mas duras pero siempre podremos levantarnos  y salir adelante con nuestros seres queridos. La muerte de Yuki es un riesgo recompensado que rompe el molde.
En resumen 11 muy buenos episodios, que disfrute y que recomiendo a ver a todas las personas que buscan algo diferente.