martes, 1 de enero de 2013

0

Mis deudas con el Anime(1): Tokio Magnitud 8. Una leccion de vida.

La serie  es un buen ejemplo de lo óptimo que puede llegar a ser un anime,  son varios los mensajes en los hechos a lo largo de Tokio magnitud 8. El trio protagonista está formado por personas de distintas edades: una mujer adulta, un niño y su hermana una preadolescente. Es ahí donde los caracteres de cada uno se ven reflejados y puestos a prueba a lo largo de las experiencias que comparten. El  terremoto solo es un pretexto para que todos estos sentimientos salgan a flote en si su importancia no radica en lo exterior, es meritorio  encontrar a lo largo de sus once capítulos (los justos) de verdadera desgracia donde nunca nos recarga de tristeza melodramática y podemos ver y sentir un mensaje positivista en la historia, porque después de todo solo Japón puede dar lecciones de verdaderos milagros y levantarse de cualquier desgracia.  La corroboración de esto son los dos episodios en donde hay la participación de una cuarta persona, el primero un viejo que perdió a sus nietos fuera de deprimirse ayuda a toda la gente que lo necesita brindándole refugio. De otro lado un joven que gusta de los robots persigue a cuanto androide encuentre en su camino. Un anime que da una lección de vida.