martes, 14 de agosto de 2018

0

PREACHER (Tercera temporada): retomando el camino


Preacher es ese típico caso de serie comic en pantalla para bien o para mal. En primera instancia, o sea la primera temporada, la historia es disfrutable, no en sentido de que sea una buena serie sino en que, por momentos, alcanzaba secuencias alucinantemente pasadas de rosca (la escena de la pelea con los ángeles en el motel), tanta era esa violencia desmedida que tenía el ''encanto'' de una película de Robert Rodríguez o el mismo Tarantino. Aun así, su narrativa comiquera era su principal problema a la hora de querer contar una historia que no pasara de lo risible o llegar a la parodia misma. Si el camino era el humor negro o aquello de moda como lo políticamente incorrecto - La búsqueda de Dios en la tierra -, como toda la segunda temporada intento, la serie se hacía pesada, irregular, cansina y, lo peor, hacía del protagonista un odioso de aquellos que solo quieres verlo muerto. Dejando aparte el inicio de la segunda temporada de la serie con esas secuencias de acción de colores pulp, la historia parte como una disyuntiva moral en la vida del predicador por esa meta de encontrar el sentido de la fe en su máximo representante; los problemas internos de tono drama de telenovela acompañan la ruptura entre la chica de la serie, Tulip, y el propio protagonista, dejando el soporte cómico al tercero en discordia, Casidy, con el descubrimiento de su paternidad para una road movie que empezó donde termina la primera temporada y que se queda estancada en el capítulo 2 de la segunda. Con esto, por una u otra razón no termine de ver la segunda temporada faltándome los dos últimos capítulos. Tampoco es que los vaya a ver. Lo que si he visto, por curiosidad, es el inicio de la tercera temporada, que como punto fuerte ahonda en los vínculos pasados del predicador. Si Preacher era una serie de búsqueda en la segunda temporada, por lo visto en el primer capítulo de esta tercera tiene que ver más con el backstory del protagonista y de la propia Tulip. Por supuesto, Preacher es una serie comic, y todo lo que ella se cuenta tiene que estar envuelta en un paquete visual diferente, saturado de humor negro (''yo solo soy una actriz''), con personajes que son todo menos normales y escenas risiblemente violentas (viva América y el derecho a las armas). No dice mucho el inicio de la tercera temporada, pero pareciera estar mejor centrada en la propia historia del predicador como esa primera temporada menos pretenciosa, pero más disfrutable. Que el viaje no se quede ahí. (p.d. que chu’ paso con “caraculo”?). 

sábado, 11 de agosto de 2018

0

La peli de hoy (56): ''Giselle''. La caída del imperio romano


Por género cinematográfico se entiende aquellas películas que comparten características propias. Algunos géneros tienen su propio tiempo y espacio, y florecen en un determinado territorio. En el caso de la erótica, los setenta fue aquella época marcada por el fin de la censura americana y por el boom europeo donde el desnudo puede ser tomado como arte, obviamente, la mayoría de estas películas tenían un objetivos más allá del artístico y era provocar la lascividad del espectador de la época, por no decir otros términos. En este espectro se encuentran las porno chanchadas que nacieron en el país vecino del Brasil como respuesta local a las sexy comedias de la época y que guardaban un fuerte punto en la dramatización como imitación europea. Entiendo que era un cine que dentro del bajo presupuesto y el target principal al que apuntaban tenia ciertas ínfulas y no se puede considerar como un género pornográfico, o quizás como un primo hermano mucho más serio y maduro frente al cine porno de la época que aclarando tampoco caía en el clip de estos tiempos de consumo rápido. Volviendo a la porno chanchada, las bases (del genero) se acentuaron con Giselle, película de 1980 que trato de subirse al coche de las Emmanueles italianas centrándose en la figura de una mujer y explotándola al máximo, lo curiosa está en que mientras las Emmanuelles fueron mutando y cayendo en la decadencia de las softporno, Giselle, con una sola película, es una muestra de cine independiente bastante digna y protectora de sus propias virtudes como cine de destape y erotismo. Haciendo un parentesis con la otra pelicula brasileña que comente por el blog, Falsa Loura, se mueve mas por la realidad con toques de erotismos, donde lo explicito solo esta representado en el desnudo y se opta mas por la sugerencia surrealista a ojos de la propia protagonista.

jueves, 26 de julio de 2018

0

DROPKICK ON MY DEVIL!! Y ANGELS OF DEATH – Primeras impresiones

Algo parecida a lo que era Angel dropout – un ángel que al llegar a la tierra se vuelve ludópata -, es una serie anime que se cuenta con sketches o segmentos cortos –cinco el primer capítulo- que completan el capítulo de turno. Aparte de esto estamos ante una reunión de cinco personajes regulares donde a priori pareciera que Jashin es la protagonista de la historia. Como consecuencia la serie basa su humor en las ocurrencias de este personaje con cola de serpiente y “el chiste” radica en como ella intenta salirse con la suya quedando durante todo el capítulo como una patosa y personaje al que todo le sale mal o terminal cortándola (literal). Lo importante de esta serie anime no está tanto en el humor de fondo (gags), ya que como le pasan a la mayoría de series de este tipo que usan los segmentos como punto fuerte para contar diferentes historias y que una pueda resultar mejor que otra, lo verdaderamente particular en esta es lo metareferencial que resulta el primer capítulo casi rompiendo la cuarta pared. Si bien es un recurso efectivo y casi de nivel paródico, han sido frases tan directas como “¡el primer episodio es también el final de la temporada!, ¡Disfruta el resto como momentos más destacados!”, “¡Ingeniero de sonido, se llama monologo interno!” o “¿Se recuperara Jashin- chan por completo durante el descanso comercial?” lo mejor del primer capítulo. Y a la vez, el uso del humor negro como punta de lanza conjugado con una animación consciente del gore o la autocensura la convierten en una serie a tener en cuenta capitulo a capitulo.


0

FULLMETAL ALCHEMIST (LIVE ACTION 2017) – CRITICA. A lujuria le faltan tetas

Al igual que la adaptación gringa de Death Note, y que si por algo será recordada es por causar una ola de comentarios haters como pocas veces se han visto en las benditas redes sociales, la versión de acción real o mejor conocidos como live action de la magna obra de tiene todos los puntos en contra de la mayoría de este tipo de producciones. Es cierto que dentro de sus intenciones la adaptación trata de coger las ideas de la serie de una manera correcta y hasta se puede decir que inteligente, es más que obvio que el primer problema a ocupar para la producción tenga que ver más por el lado del universo propio que por los efectismos y/o efectos, los mismos que son resultones a cara del espectador no hater y predispuesto como es mi caso. Al mismo tiempo, su mejor acierto pasa por la factura en general de la cinta que sin irme al otro extremo de la benevolencia te presenta un avance gigantesco en comparación a la mayoría de producciones del tipo. Claro que el apoyo de una gigante como Warner como distribuidor tenga mucho que ver, aun así, esta misma cinta, teniendo en cuenta la magnitud de la obra y su éxito con dos series animes, hubiera sido imposible de hacer hace algunos años cuando ocupaba mayor atención en el fandom respectivo. O para el peor de los casos hubiera tenidos resultados mucho más lamentables. Ya por último, e insistiendo que la película en general me resulta un entretenimiento agradable de ver (una sola vez, por supuesto) comprende una serie de argumentos válidos para que tengan su nacimiento, y es que al ser hoy en día Netflix la mayor alternativa de exhibición independiente del mundo, la producción tira de una posible saga de películas que rentabilicen la inversión. Lamentablemente, al igual como pasó con Death Note, esto es imposible. Pero estoy más que seguro que en algún intento de adaptación live action llegara las esperadas continuaciones. Por qué esa es la consigna, ¿verdad?.


viernes, 13 de julio de 2018

0

PHANTOM IN THE TWILIGHT (Happy Elements 2018) - CRITICA. Para fanatic@s de Crepúsculo


La larga sombra de la saga Crepúsculo se hace presente en esta serie anime que no es que sea exclusividad de la misma ya que cualquier serie moderna o contemporánea tiene los elementos clichés. Tampoco es que me desagrade; vamos, que si la propia Crepúsculo nunca me molesto y debo confesar que tengo todos los libros, y los he leído (si, lo confieso, yo pecador), pues esta serie tampoco es que me saque roncha o me ofenda salvo por lo malo que es en su primer capítulo. Incluso la temporada anterior hubo una que iba por los mismo derroteros (Devil's line) y que se podía vender más o menos parecido pero esa tenía un fondillo algo más adulto – los vampiros eran violadores - sin perder esa temática emo romántica que tienen las series milenial de vampiros. Aquí en cambio el asunto es de niveles ñoños; solo basta ver las cosas esas que en el anime son llamados ''goblin'' para darnos cuenta lo inofensiva que puede llegar. Y si bien estamos ante un ambiente sobrenatural - con bishonens, por supuesto - contextualizado en Londres para darle más encanto, ni la animación ni la propia acción de la serie convencen a primera vista. Luego, estamos ante el típico caso de damisela en apuros que guarda un pasado sobrenatural. Puaj!!!!!

0

BAKI THE GRAPPLER (Los convictos mas peligrosos del corredor de la muerte) Y HARUKANA RECEIVE - Primeras impresiones


El shonnen mas clásico es de los personajes con más musculo que cerebro; en donde el espectáculo del show esta en las peleas a muerte, los gritos incesantes, cero chicas y las subidas de poder milagrosas para darle más epicismo a lo épico para que al final, el prota siempre gane- todo esto narrado con la clasica voz en off -. Casos clásicos son El del puño de la estrella del norte o contemporáneos como las primeras peleas de Saint Seiya. Algo moderno seria Terra Formars. Tanto Dragon Ball como sus posteriores hijas (Naruto o One Piece) son shonnen en los básico (las peleas) pero tienden a prolongar su propio universo de una manera que cargan muchos más subgéneros para sostener la propia trama central. Y si nos vamos a una corriente más adulta como el seinen, las propuestas deberían estar mucho más desbordadas, a pesar de eso, el seinen tiene el problema de sus propias aspiraciones y confundirlas con temas más adultos para satisfacer a su propio target. Es por eso que tenemos el cyber punk como un género que podrá derrochar gore pero que también guarda otros temas que nada tienen que ver con torneos o entretenimientos. 

Powered by Jasper Roberts - Blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...