jueves, 16 de febrero de 2017

0

LEYENDO EL MANGA DE BLEACH (por Tite Kubo). No pasa nada

Una de las tres grandes de la última época dorada de la shonnen jump, que en los últimos años estaba relegada a la cola de las encuestas, no creo necesario explicar cómo funciona la industria del manga ni como son los medios de serializacion, pero para cualquier neófito que haya caído por casualidad les recomendaría las primeras partes de Bakuman, para que conozcan los bussiness que se esconden detrás, y que la mayoría no le importa porque somos parte de la mafia de los fansubs. En fin, como aficionado al mundillo, y siempre con esa curiosidad de pasar de Naruto y ver otros horizontes, no muy recientemente, ya que los primeros tomos los leí hace más de seis meses, recién vuelvo acordarme que tengo mucho más capítulos de este manga, y con la noticia, tampoco reciente, de su adaptación live action, y esa poco confiable, pero a veces siempre necesario uso de las opiniones que se cuelgan en blogs y sitios de intereses que algunos con más o menos conocimientos comparten con Bleach la opinión es casi generalizada, si el descontento de la gran mayoría tuviera peso haya por Japón el manga este hace rato estaría acabado y casi olvidado. Hasta cierto punto la mayoría de información es sobre su inconcluso animes, pero sobre el manga la cosilla no va a mejor y apenas encuentro un par de reseñas que son más de fan. Después de todo ha sido parte de una generación junto a la ya terminada y sobre explotada Naruto, y lo mismo de la incombustible One Piece, que haciendo un paréntesis un día trate de leer y no pase del primer capítulo viendo los seiscientos capítulos que seguían y que por ese entonces el mangaka pendejo todavía andaba, según el, por el 40% de su obra.  

sábado, 11 de febrero de 2017

0

FULLMETAL ALCHEMIST BROTHERHOOD (BONES 2009) - CRITICA. Niños sin infancia

El tiempo pasa y no se detiene, la frase suena a cliché remasticado, tanto como esta serie de anime, famosa en el mundillo, y que anteriormente tuvo una primera adaptación (del manga de Himoro Arakawa) que por lo que se son unos cuantos capítulos del manga y el resto relleno. A diferencia, Brotherhood, es relleno al inicio, y después todo es fiel al manga. Antes que nada este anime tiene una historia conmigo que comienza en mis años de juventud de instituto y que fue ahí en donde me introdujeron... en todo esto del anime y manga, casi como si fuera una lobotomia un par de compañeros del instituto fueron los responsables de lo que soy hoy. Lo del blog ya es otro asunto y no tengo a quien culpar. Fue en ese tiempo donde era un ignorante del genero que no pasaba del puto Naruto y en uno de esos días pasando por el kiosko compre una revista de ese entonces y que en portada estaba el anime en cuestión, sin hacerla mas larga (por que duele) y diciendo que las diez lucas eran para pagarle a un compañero termine descubriendo las series que por ese entonces se robaba mi sueño (kimi ni todoke), pero como esta historia ya creo que la he contado mas de una vez lo de FMA terminaría en un par de dvds (todavía estaban de moda) que compre en uno de esos lugares que sirven de cabinas privadas para ver todo tipo de peliculaxxx. Y que todavía existe, aunque cuando paso por ahí la oferta de anime ya no existe. En fin, los años pasan, los animes no dejan de salir como panes, te ves mucha mierda, o joyitas como High school of the dead, Aku no hana, o la reciente Re:Zero. ahora con el blog, los compromisos, la vida dura de un peruano promedio, la familia, las dos esposas, los diez hijos y etc, al fin me pongo con la serie para terminar de verla. Nobleza obliga.

lunes, 6 de febrero de 2017

0

DRAMAWORLD: True love... coreano

Mi único recuerdo de una telenovela coreana es cuando halla por los finales de los noventa canal siete estreno Todo sobre Eva, aquella historia que tengo mitificada porque confieso saco más de una lagrima en mi insípida juventud (todavía sigo sonando con ese beso final de los protagonistas y la promesa de amor, suspiro) después poco o nada he visto de las producciones asiáticas, guardando distancias de los live action que de vez en cuando comento en el blog. Si por mi opinión preguntas, y pidiendo disculpas de antemano a todas y todos los seguidores del género, los enredos amorosos de estas producciones me parecen demasiado fantasiosos, pecan de acartonados, y si a eso le sumo que ni de coña puedo reconocer a más de uno, el asunto conmigo no es. Así que fans de Escalera al cielo, Gon o Boys Over Flowers, sorry con excuismi. Claro que tampoco voy a menospreciarlos, después de todo quien soy yo para hacerlo, un mortal que, quizás, no encuentra la belleza en los andróginos protagonistas coreanos, ni en sus esculturales figuras. Lo que sí puedo decir es que con la serie DRAMAWORLD me la pase en grande, si bien es cierto es una parodia del género, fandom, y el mundillo en general, las propias premisas me parecen acertadas. Dramaworld es un escenario imaginario donde los dramas coreanos son reales, la premisa funciona como un cuento donde la protagonista, una gringa promedio, entra únicamente para que todo funcione bien. Si al elemento fantasía le añadimos las propias reglas con las cuales dramaworld funciona la clave de la historia se resume en que los protagonistas encuentren el true love, ese mismo mensaje que la mayoría de dramas coreanos nos venden. La protagonista funcionara entonces como una acomodadora en un mundo que ella conoce muy bien. Lo bueno de la serie, producción web de viki, es que está pensada siempre desde el lado de la fan, por eso es que vemos, acertadamente, como los previously toman importancia desde el comienzo, los subtítulos son el lenguaje universal, y el medio para ver ese drama ficticio no puede ser otro que el celular, son detalles modernos, pero totalmente lógicos para un mundo que se mueve y se ve de esa forma. Por lo demás la parodia, topicos y estereotipos del genero aparecen cada dos por tres, no se mucho pero me imagino que en más de una escena debe haber algún homenaje o referencia al género, pero eso ya es asunto de las kpopers.

viernes, 3 de febrero de 2017

0

CHANNEL ZERO (Primera temporada): ¿Has visto “Candle Cove”?

En el universo seriefilo, los comentarios vienen y van, series malas, regulares, buenas… y “Juego de tronos”, por supuesto, también están esas series más de nicho, que solo se escuchan o leen de casualidad, lo suficiente para que te intereses y termines bajándote un capitulo. El primer mérito de Channel Zero, una serie basada en algo llamado “cripypasta” (no voy a rellenar líneas diciéndole que es, porque hoy en día existe el internet así que googlealo),  es que su corta duración (seis capítulos) logran condensar una trama interesante y llena de recursos desde los más metareferenciales hasta ese terror menos efectivo, pero que trata de guardar el misterio, y como no, llenarlo de chibolos “chuckys” para que el factor nostalgia ochentero haga efecto. La primera clave de la serie es cliché: el protagonista con un trauma del pasado, y brotes psicóticos, regresa al pueblo a visitar a la madre, entonces… pasan cosas. A pesar de eso la serie tiene el defecto, casi  voluntario de sus directores, que las tomas sean parsimoniosas y las actuaciones solo tengan el efecto de dormirnos por lo flojas que son. Con todo esto la serie  se hace larga con situaciones casi innecesarias como esa pobre trama de los padres de familia, que solo rellenan el verdadero conflicto y moraleja de la serie: ver mucha televisión puede ser dañino. Acompañado de el monstruo, el rollo de las marionetas inquieta lo suficiente, mientras que lo que  daña a la serie será las explicaciones mismas que en el cripypasta son dejadas de lado y es lo que verdaderamente te deja frio. En cambio en la serie todo termina resumiéndose en el trauma del protagonista, y en unas escenas que dentro de la violencia televisiva son realmente un logro, ya que  están grabadas sin el mayor gore y en una en particular es mas que impactante. Ese es el mayor mérito de la primera temporada de esta serie, que será una antología de terror. Y tu ¿has  visto “Candle Cove”?

jueves, 19 de enero de 2017

0

CHAOS;CHILD (Silver Link 2017) – CRITICA. Los animes con punto y coma son unas pestes

Otro anime con punto y coma, y si tenía la esperanza que este por lo menos fuera mejor que Occultic;Nine me voy de cara y me deja en estado catatónico ante una serie de bizarradas y escenas random que no entiendes por la mala suerte de que te bajas el anime junto con su precuela llamada Chaos;Head. Después de darme cuenta que esto no tiene sentido más que en la japonesada esa de recortar el capítulo precuela, y que recién ahí inicia la historia seis años después, mi opinión ya no tiene retroceso y sinceramente no tengo más que decir que los animes con punto y coma son una reverenda peste (y eso que no menciono steins:gate). Si saco alguna cosa positiva de esta series es que por lo menos pone empeño en que las muertes, todas random, resulten chocantes visualmente, si bien es cierto el capítulo 0 es un caos vemos cierta animación con escenas más sucias, aunque su protagonista sea otro de esos geek/freaks que viven en un contenedor y come comida chatarra, pero siempre anda limpios y vestidos de uniforme. Lo mismo pasa cuando encontramos el elemento sobrenatural/cifi, el problema es que lo que se nos trata de contar se escucha mejor de lo que se ve, mientras que la atmósfera de misterio de la serie no termina de explotarse a pesar de que vemos escenas mejor logradas y con cierto interés, porque se supone están relacionadas a los crímenes anteriores. En fin es un puto caos con personajes confusos y planos, y si algo llama la atención es esa vertiente en donde hoy en día los adolescentes siempre están ligados a grabarlo todo o conversar en línea, incluso cuando se trata de una situación tan incomoda como encontrar una persona en pleno suicidio. Precisamente en estos aspectos el anime tiene mérito, especialmente en como grafica las situaciones y es que ver cuatro sogas en cada esquina estrangulando a una persona da cosa. Lamentablemente, estamos ante el puto caso de escolares, por enésima vez, que están metidos en un club de periodismo de crónica roja ¿Cuántos clubs puede existir en los coles de japon?. Solo quiero terminar con la muletilla de la serie: Y esos ojos, ¿de quién son?

martes, 17 de enero de 2017

0

KUZU NO HONKAI (LERCHE 2017) – PRIMERAS APRECIACIONES. Un shoujo hentai

A su mare, este tipo de chapes solo los veo en los hentai
Los shoujos son los shonens de las chicas, y funcionan a punta de clichés, si en el shonen el héroe es el chico loser con espíritu de ganador, en los shojos son un ramillete de chicas tímidas que conocerán al chico, claro tanto en el shonen como en el shoujo hay sus excepciones, y una de ellos pareciera ser Kuzu no honkai. Con la sempiterna premisa del amor no correspondido, el universo confluye para que dentro de ese único escenario repetitivo llamado salón de clases, visto en cuanto shoujo haya, la chica protagonista se reencuentre con el amor platónico de su infancia que ahora es el profe de la clase (premisa de manual), para que la premisa funcione y haya conflicto desde el inicio, suponemos que el oni-chan en verdad queda como esa formalidad japonesa ya que no estamos ante una Koi Kaze en donde vemos a dos hermanos enamorándose, y menos ante las perversiones de una Kodomo no Jinkan. Para complicar aún más el asunto el amor no correspondido será de partida doble porque hay otro chico que también siente cositas por la maestra (como la mayoría de adolescentes que alguna vez hemos fantaseado con la profe ¿o no?), y si con eso no tenemos suficiente, los dos maestros se gustan (porque son un par de sosos de la vida). Entonces ¿culebrón shojero a la vista?  Totalmente, peor aun cuando en la escena siguiente vemos a los dos adolescentes rechazados en un beso de lo más sugerente del tipo que solo ves en los hentai y es ahí en donde me quedo en plan what the fuck? con este anime, porque lo más interesante es la reacción de ella ¡totalmente excitada!. Y eso no se ve en los shoujos.